Contacto
Puedes seguirnos en

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Hoteles Boutique de México - Pequeños detalles grandes diferencias

    01 800 508 7923 / +52 (322) 221 2277
    Filtro de Hoteles
    Descargar aquí el directorio completo de nuestros hoteles
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Arma tu propia historia en Acapulco / Mexico Desconocido

    2014
    28
    Mar
    Arma tu propia historia en Acapulco  Mexico Desconocido

    Conócete en el Green. Mi última estancia fue en Tres Vidas, el único Hotel Boutique de México con campo de golf diseñado por Robert Von Hagge (responsable de más de 250 campos en los Estados Unidos, el Caribe y 16 países más). Espera, no dejes  de leer porque no entiendes de este deporte;  no te pienso atiborrar de tecnicismos. Respira  e imagínate el escenario: senderos que te llevan entre un verde perfecto por montículos, vegetación salvaje pero estudiada, palmeras, “trampas” que son lagos y bancos de fina arena; y el mar inmenso como premio a los que pasan cada una de las pruebas, sus 18 hoyos. Al empezar este viaje te prometí que harías tu propia historia en Acapulco y este es otro comienzo. ¡Yo no lo hubiera considerado nunca!  Más bien pensaba en disfrutar de las suites con terraza privada que va directo al mar, de la hermosísima alberca que se funde con el paisaje, de su restaurante que me sorprendió por su calidad, pero sobre todo por su cálido servicio, y obviamente, tenía pensado dar una vuelta en el carrito de golf “para no dejar”. Nunca imaginé que una plática bajo la sombra de la casa club con un amante de Acapulco  y de este deporte, cambiaría tan radicalmente mi perpectiva, tanto que me llevaría a vivir la experiencia completa, haciendo que la historia de este viaje fuera distinta de principio a fin. Guillermo, que parecía sonreir como pocos con la mirada, me dijo: «Para mí es el único deporte que te obliga a desarrollar un conocimiento amplio y honesto de ti mismo  y de tus compañeros de juego. En el green todas las máscaras se quitan y lo único que se exhibe son los valores de cada uno. Responsabilidad, honestidad y respeto son las cartas de presentación. Si no las tienes, a los primeros  9 hoyos, ya todos lo sabrán. ¿Honestidad, respeto? ¿Cómo mides eso en  el campo?, le pregunté. «Por ejemplo, es muy fácil quitarse golpes, en vez de tirar un score  de cuatro golpes en un hoyo, tiras ocho, pero  se te “olvidan” dos por ahí y publicas un seis; también sería fácil mover la bola y ponerla en mejor lugar sin que tus compañeros te vean,  o “encontrarla” cuando se fue en medio de una selva, porque tu caddie “te ayudó a encontrarla”. Y lo del respeto sale a la vista cuando le pegas mal a la bola y no haces un sendo coraje,  no maldices, o reconoces un buen golpe  o score en un hoyo de tu contrincante. Nunca había pensando lo que me dijo Guillermo, que es el único deporte que su  cancha siempre es diferente y te exige variadas habilidades —que puedes o no tener— y te obliga a poner lo mejor para salir adelante. «¿Quieres contratar a una persona clave en tu empresa y tienes dudas? Juega golf con él y tus dudas se disiparán. ¿Hiciste un nuevo amigo y quieres conocerlo mejor? Juega golf con él y listo».  ¡Yo no cabía de asombro! Era lógico y cierto. También lo que me gustó es que es un  juego que no excluye edad ni género para hacer equipo como otros deportes. Para ello existe el llamado handicap, que es cuando se imponen desventajas a los mejores participantes para igualar las posibilidades de todos. Por lo que hace al golf un deporte muy equilibrado y parejo.  El campo de Tres Vidas es precioso, largo y —dice Guillermo— difícil; no te regala ningún hoyo. Debido a la brisa, el campo por la mañana es totalmente diferente cuando lo juegas en la tarde. Al preguntarle sobre su mayor reto en este campo, me contestó que tanto el hoyo 1 como el 5 son “su coco”, pues exigen un magnífico tiro de salida. En el 1 además el green es una isla y es un par 5 (quiere decir que el hoyo se tiene que terminar en cinco golpes, desde el tee de salida hasta que caiga al hoyo donde está la bandera). No hay otra, o la subes al green para que puedas después rodar la pelota al hoyo con el golpe fino y delicado,  que es el putt, o te vas al agua y vuelves a tirar hasta que la subas al green. Un descuido y estás contemplando ocho o nueve golpes, en vez de cinco, porque cada vez que tu bola vaya al agua, es un tiro adicional de castigo. En el hoyo 5, además del tiro de salida, tienes que lidiar  con la fuerte brisa en contra que en las tardes;  si tienes suerte, la puedes subir de tres golpes al green, en vez de dos. «Es un hoyo demandante, pero con una de las mejores vistas al mar y la playa de todo el campo», concluyó Guillermo, suspirando como un enamorado. Wow, había logrado atraparme y hasta me di dieron ganas de tomar una clase al otro día, después de asistir al campeonato que en ayuda a los niños quemados habían organizado en Tres Vidas. Definitivamente, venir de seis a cuatro  veces al año para relajarse y conocerse a  sí mismo, además de disfrutar las múltiples virtudes de Acapulco, es un plan completo  para quienes como tú y yo deseamos escribir nuestra propia historia y dejar nuestra huella en el puerto. ¿No lo crees así?

    Lo nuevo, lo mejor Seguramente conoces o has  oído de la legendaria discoteca Palladium, conocida en todo el orbe por estar en lo alto de una pequeña montaña, desde donde se ve toda la bahía y también donde han estado todos los grandes DJs del mundo. Pues justo abajo de ella, en lo que era parte del estacionamiento, Tony Rullán, su dueño, ideó Tony´s Asian Bistro, un restaurante íntimo de solo nueve mesas, donde también conmueve  la estupenda vista. Lo más interesante es que tiene una cocina abierta donde observas  al chef Erik Nguyen hacer sus propias fusiones asiático- francesas que llegan pausada pero contundemente a tu mesa. Por cierto, el currículo del  chef es sorprendente, podrás preguntárselo al mismo Tony  que cada noche se aparece  para saludar a cada uno de los comensales (él también es una leyenda en Acapulco). Después puedes pasarte al sky bar que está junto para seguir disfrutando de la vista y el ambiente festivo característico de Aca.
    La alberca de Tres Vidas se funde a la perfección con su entorno.
    La terraza de las suites  tienen un papel protagónico  en esta historia.
    En Tres Vidas diariamente  se liberan tortugas.
    Parte del menú de Tres Vidas.

    Contactos L’Hotel Tres  Vidas HBM Carretera Barra Vieja Km. 7 Plan de los Amates. T. 01 322 221 2277. Sin costo 01 800 508 7923. [email protected] hotelesboutique.com