Contacto
Puedes seguirnos en

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Hoteles Boutique de México - Pequeños detalles grandes diferencias

    01 800 508 7923 / +52 (322) 221 2277
    Filtro de Hoteles
    Descargar aquí el directorio completo de nuestros hoteles
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Capella Ixtapa, lujo y descanso pleno con una vista inmejorable

    Capella Ixtapa, lujo y descanso pleno con una vista inmejorable
    2016
    05
    Oct

    Siempre es sorprenderte ver como sobre un gran acantilado los arquitectos y diseñadores son capaces de crear un hotel que parece fundirse en el paisaje y que hubiera sido siempre parte del escenario natural, así es Capella Ixtapa Resort & Spa, un resort ubicado en una de las zonas más hermosas de Ixtapa-Zihuatanejo donde el lujo y el descanso están asegurados de principio a fin.

    El vuelo desde la ciudad de México a Ixtapa-Zihuatanejo es corto a un precio bastante accesible, así que no nos costo mucho tomar la decisión de pasar unos días y salir de la rutina en la que uno se ve inmerso por el trabajo y Capella Ixtapa apareció en el escenario cuando buscábamos en donde hospedarnos dentro de la colección que Hoteles Boutique de México tiene en su catálogo de propiedades que tienen como garantía el cumplir con altos estándares de calidad en sus instalaciones y servicios.

    Capella Ixtapa Resort & Spa fue catalogado por la revista Travel + Leisure México, como el hotel con la mejor vista en todo México, y uno confirma y comprueba porque fue el galardonado de esta categoría al entrar y ver, desde la terraza que conecta la entrada con el lobby, la grandiosa vista que se puede admirar, desde este, y casi todos los puntos del hotel. En su espacioso y agradable lobby uno comienza a observar los detalles en la decoración que hacen de este hotel único, con un ambiente acogedor y que pone énfasis en el arte que México ofrece a través de sus artesanos de la zona de Guerrero. Rápido y sin complicaciones es el check in para estar en la habitación lo antes posible y dar inicio al placer de disfrutar cada minuto en este bello resort.

    Las habitaciones son un sueño, y la vista sigue ahí, frente a nosotros desde la terraza acondicionada con cómodos sillones, o la alberca privada y si uno deja abierta las puertas de la habitación puede ver la luz reflejada sobre el mar y las primeras luces del amanecer, lo que lo hace sumamente romántico. En este viaje iba acompañada de mi hija y es un hecho que compartir lugares tan bellos con la gente que uno ama refuerza los vínculos como la familia, los amigos y por supuesto, con la pareja.

    Los detalles continúan en la habitación, como detalle de bienvenida el chef nos recibió con unas botanas de tres platillos preparados con pescados, una cubeta con cervezas bien frías y dentro del refrigerador agua fresca y refrescos de soda para cualquier momento del día que la sed los requiera. La decoración es sobria pero cálida y de nuevo con piezas creadas por artesanos que dan un toque muy especial a cada espacio.

    La cama es magnífica, con diferentes tipos de almohadas para complacer a todo tipo de huéspedes. Sus baños amplios y frescos, esto lo comento porque no se si les ha pasado que en lugares tropicales cuando se bañan y mientras se arreglan uno comienza a sudar de nuevo horrible! Uno intenta secarse y ya no sabe cuando terminar. En Capella Ixtapa Resort & Spa lo solucionaron con buenas ventanas y un gran ventilador, que nos refresca sin darnos un aire cruzado en la espalda por el aire acondicionado. Batas, pantuflas, pistola de aire, caja fuerte, y sus amenidades de una marca artesanal con miel deliciosos. Por las noches siempre hay una pequeña barca con delicioso chocolates y para las mañana tienen una prensa francesa para disfrutar de un fresco café recién hecho, yo que amo el café en verdad aprecié este detalle porque el café sabe diferente y mucho más rico.

    Lo bueno de hoteles como Capella Ixtapa Resort & Spa es que no hay que levantarse al alba para alcanzar el desayuno, confieso que hubo días que casi se nos juntaba con el almuerzo de algunos otros huéspedes, pero aquí no pararon en consentirnos, y solo una vez tuve que decir que tipo de café tomaba, así como el tipo de leche y azúcar (solo tomo mascabada o stevia) ya que a partir del segundo día todo estaba ahí sin tener que solicitarlo de nuevo. Otro detalle de parte de los meseros fue mis jugos verdes, sin fruta, además de los licuados de avena, la pregunta era si deseaba mis bebidas o alguna otra cosa, de verdad eso se agradece muchísimo porque denota el cuidado y atención que el personal pone a los gustos de cada uno de los huéspedes para satisfacer todas sus necesidades y hacernos sentir mejor que en casa.

    Si la habitación que seleccionaron no tiene área para asolearse, se justifica que bajen a la zona de la alberca, y esto lo digo porque hay suites que no entiendo porque la gente prefiere bajar cuando pueden estar en la privacidad de su habitación. De nuevo la vista engalana el área de la piscina rodeada de muy confortables camastros y toallas que uno quisiera echar en la maleta. Mientras el sol se mueve uno puede disfrutar de un agradable ambiente con música a un volumen que permite que uno pueda escuchar la propia. Para refrescarnos, además de agua, ofrecen fruta congelada en banderillas como si fueran paletas, y los platillos de la alberca son abundantes y sabrosos. Nosotros preferíamos comer ahí y tomar la siesta bajo la sombra de alguna de sus sombrillas.

    Algo imperdible del hotel Capella Ixtapa Resort & Spa es la terraza del bar, sentarse frente a ese hermoso escenario del mar de Ixtapa-Zihuatanejo y observar con tranquilidad el atardecer es un abrazo al corazón, de verdad no pueden dejar de hacerlo, es espectáculo que la naturaleza nos ofrece desde ese espacio es bellísimo.

    Para cenar hay varias opciones, y dependiendo de la temporada hay más. Para la primera noche optamos por el restaurante A Mares que ofrece una cocina contemporánea con productos locales e incluye platillos clásicos de la cocina mexicana además de un menú de degustación que van cambiando con la temporada. Para conocer un poco más sobre su cocina mi hija pidió de la carta regular un molcajete con queso fundido y chorizo, aros de calamares fritos y un rollo de sushi. Yo opte por el menú de degustación. Por favor no se pierdan el pan, lo hacen al horno de piedra y es adictivo, ojo, pueden comer y comer de este pan sin darse cuenta y luego ya no les cabrá la cena. El postre del menú de degustación fue una gozada.

    La siguiente noche nos fuimos al restaurante Seafood Market que tiene un concepto muy divertido ya que ahí ofrecen la pesca del día, y literal es la pesca del día que los pescadores llevan a ofrecer al hotel que puede incluir diferentes tipos de pescados y mariscos. Seleccionada la proteína uno tiene varias opciones para guarniciones y la forma en la que deseamos que nos los preparen y esto esta compuesto por un menú que incluye sopa del día, ensalada y postre. Aun salivo cuando recuerdo ese gazpacho que me toco esa noche.

    Por las tardes mientras llegaba la hora de la cena, como cortesía del chef envían cubetas con cervezas frías y un pequeño molcajete con guacamole y tortillas fritas. Si, bueno, cuando uno esta de vacaciones todo el tiempo tiene hambre y sed, ¿a poco no les pasa a ustedes también?

    Algo que me gusto mucho también de este hotel es el respeto que tienen por el entorno y los animales que ahí habitan, como los murciélagos, que aunque no resultan tan lindos a la vista, son importantes depredadores de otros animales y más importante aun, son quienes realizan la polinización de muchos agaves con los que se produce el mezcal. Ni hablar, ellos llegaron ahí primero que nosotros y debemos ser cuidadosos con el ambiente, por ello las luces que utilizan para iluminar las terrazas de las habitaciones son de un color e intensidad que no los lastima y puede alejarlos, y cuando digo puede, es que algo que te recomiendan es que cierres bien tus puertas de la habitación cuando sales y no dejes comida. Hubo una noche que regresamos y se noto que se dieron un festín con el guacamole y las tostadas.

    Algo pasa cuando uno esta de viaje y de descanso, las horas pasan lento, pero los días parecen volar, no se, es una sensación que no puedo explicar, y más cuando uno esta en un lugar como elCapella Ixtapa Resort & Spa, cuatro días no fueron suficientes, bueno, tal vez ni una semana ni un mes lo fueran tampoco, así que no queda más que buscar en el calendario y encontrar una nueva fecha para regresar a este paraíso con le mejor vista de todo México.

    Para mayores informes visiten https://www.hotelesboutique.com/hotel/capella-ixtapa/ donde podrán hacer sus reservaciones y además se encargaran de tener todo lo que ustedes soliciten y requieran durante su estancia.

    Ver fuente original AQUÍ