Contacto
Puedes seguirnos en

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Hoteles Boutique de México - Pequeños detalles grandes diferencias

    01 800 508 7923 / +52 (322) 221 2277

    Visitando Hotel B Cozumel…Nuevo Miembro de HBM

    Comentarios ()
    2012
    29
    Jun

    Hace 20 años fue la última vez que estuve en Cozumel, estaba ansiosa por re descubrir está isla tan maravillosa del caribe mexicano.

    De Playa del Carmen tome el ferry que hace aproximadamente 35 minutos, del puerto donde ancla al hotel son 5 minutos de trayecto máximo, Rogelio ya me estaba esperando para llevarme al hotel.

    Este hotel fue renovado, anteriormente portaba el nombre Fontana. Ahora convertido en un Hotel Boutique  B Cozumel sin duda tiene muchos atractivos.

    Al llegar al hotel puedes notar la pureza del concepto, blanco y aqua los colores principales, un poco minimalista con detalles típicos mexicanos y detalle retro.

    Llegando a la recepción me recibió César con una toalla húmeda y Pedro con una bebida refrescante de Piña y menta. El check-in en una pequeña sala del lobby desde donde se tiene una increíble vista al mar.

    Después me mostraron mi habitación, una habitación blanca con unos detalles fantásticos; sobre la cama un camino de cama color rosa mexicano y sobre de él otro camino de bordados de Hidalgo en tono azul.

    Un par de sillas de tejido plástico y lo más espectacular sin duda la vista al mar con una terracita desde la cual se puede disfrutar.

    Después de instalarme fui a cenar al costeñito Bistro con Beatriz, gerente de B Cozumel , quién me conto un poco más del Concepto. Una de las estrategias que Beatriz diseño para promocionar  las artesanías es a través de tallares que se realizan dentro del hotel en dónde un maestro artesano conoce a un artista moderno conviviendo con los huéspedes en dónde todos, incluyendo artistas puedan adquirir algo nuevo del arte.

    Volviendo a la cena, comenzamos con un mojito de fresa, muy refrescante;  debo confesar que el menú es espectacular, platos sencillos pero muy bien elaborados y pensados para la zona en la que se encuentran.  Compartimos entradas en la mesa, calamar empanizado, ceviche de la casa y mi favorito tártara de atún, si lo visitan tienen que probarlo. De plato fuerte huachinango a la mantequilla negra con romero y alcaparras. Ya para terminar Miguel nuestro mesero nos preparo el postre en la mesa, plátanos flameados  estilo Cozumel.

    El restaurante mantiene una decoración en su totalidad blanca, con detalles en aqua, azul y rojo que destaca en sus sillas y bordados de Hidalgo que visten las paredes, así como los pisos típicos yucatecos de pasta y cenefas de colores.

       

    Después me retiré a dormir, la cama es muy confortable y las almohadas super cómodas. Al despertar a prepararme café en la habitación. Las amenidades orgánicas, fantásticas los jabones de avena, el shampoo y el acondicionador de miel.

    Desayune con Beatriz, escogí un omelette vegetariano con queso de cabra y un jugo B5. Luego dimos un recorrido por las habitaciones, todas están decoradas en esencia de la misma forma, son los detalles de la pequeña sala y decoraciones  mexicanas los que cambian; por supuesto una vista que quita el aliento.

    Cuenta además con unos tapancos ideales para tomar clases de yoga o un masaje.  Los servicios de spa que ofrecen están padrísimos porque están enfocados en ayudarte a sanar en múltiples niveles, no olvides preguntar por el aquassage (Si!, masaje en el agua!)

    Les recomendamos llevar su equipo de snorkel pues a tan solo unos metros de la orilla podrá comenzar a disfrutar de las maravillas del mar.

    Cozumel es un lugar increíble por descubrir, es un destino  rico en cultura y en ecología, Beatriz ha preparado para sus clientes una lista de recomendaciones aprovecha! También puedes solicitar una bicicleta en recepción y hacer recorridos dentro de la isla.

    Con esa alberca que declara “Just Be!” como no disfrutarla y hacer honor a su lema. Tiene dos secciones y es perfecta además para tomar algunos cocteles pues tiene algunos bancos altos ideales para ello. Luego al Jacuzzi y para completar la terapia, luego deberán bajar por unas escaleritas al mar divino!

    Para el menú de lunch que pueden tomar en la alberca o en el restaurante tienen una increíble variedad de ceviches, chapatas y los clásicos.

    Un viaje en pareja, amigos o familia este hotel tiene para todos los gustos!

    Mary Carmen López Aguado

    Hoteles Boutique de México