Contacto
Puedes seguirnos en

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
  • Hoteles Boutique de México - Pequeños detalles grandes diferencias

    01 800 508 7923 / +52 (322) 221 2277

    Juan Rulfo y Villa Ganz

    Comentarios ()
    2012
    02
    may

     

    Pedro Luis de Aguinaga, escritor, amigo y huésped de Villa Ganz nos comparte estas palabras:

    Abril en Guadalajara.- El jardín de Villa Ganz, hotel donde en esta ocasión, me tocó se hospedara Juan Carlos Rulfo, director del documental “De panzazo”, que tanto ruido ha hecho (y debo confesar, no he visto, aunque lector de diarios, conozco la problemática). El cineasta visitó esta ciudad para asistir al Simposio de Comunicación de la Universidad Panamericana y es, si todavía alguien no se ha enterado, hijo del célebre escritor Juan Rulfo (cuyo verdadero nombre, hasta donde yo sabía era Juan Nepomuceno Pérez Vizcaíno pero ahora me entero que era Pérez Rulfo Vizcaíno, lo cual de todos modos como que si suena muy tapatío) y seguramente se sintió muy halagado al saber que todas las habitaciones de este pequeño hotel-boutique llevan nombres de los personajes más importantes de “Pedro Páramo”. — Yo leí primero “Llano en llamas”, uno de los libros que me deslumbró en mi adolescencia para seguir con “Pedro…” y lamentar que Rulfo no hubiese escrito más. Años después que conocí a la encantadora actriz Pilar Pellicer en una comida en la que tuve la suerte de que me tocara a mi derecha, comentamos acerca de la película, que dada la complejidad de la novela original, me parece bastante bien lograda, con ambiente adecuado (en parte por el blanco y negro, que me fascina), diálogos interesantes, la enigmática belleza de Pilar y la presencia de los charros más guapos del cine nacional, John Gavin y Jorge Rivero. Le dije a Pilar que siempre que escuchaba o leía su nombre, me venía a la mente como Susana San Juan en el filme mencionado, por lo que con una sonrisa de oreja a oreja me respondió: ¡Quédate con esa imagen!. Todavía recuerdo muchas escenas de este filme, como cuando Julissa le dice a Jorge: “Ya véte, estás muerto…” o bien Rosa Furman, en su papel de Dorotea la Cuarraca, cuando va a confesarse con el sacerdote (Augusto Benedicto) y le dice: “Ahora sí traigo pecados, padre”. ¿O será mera proyección?